Son galletas que se elaboran en Barcelona después llegaron a México y los queretanos reinterpretaron la receta del chef italiano que las invento, las llamo petto di monca o sea lecho de monja pero los catalanes pronunciaban pedo al querer decir petto y de ahí obtuvieron su peculiar nombre.


Sigue nuestros perfiles de redes sociales
Facebookpinterest

Comparte esta receta en tus perfiles sociales
Facebooktwittergoogle_pluspinterest